OpenVPN y la máscara de 29 bits